junio 14, 2024

Este aumento presenta un riesgo latente para los jóvenes sinaloenses, informó Emilio Urrecha López

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Culiacán, Sin. -El titular de la Clínica de Rehabilitación Contra las Adicciones “Comunidad de Sinaí IAP” en Sinaloa, Emilio Urrecha López, expresó su preocupación por la creciente problemática de las adicciones en jóvenes y diversos miembros de la sociedad en el estado. Esta situación está afectando gravemente la estabilidad de los hogares y requiere de un enfoque exhaustivo para abordarla.

Lamentablemente, en los últimos meses y años, Sinaloa ha pasado de ser un estado reconocido por la producción de drogas a convertirse en un consumidor de sus propias sustancias. Ante este panorama, la organización ha puesto en marcha el programa “Más familias menos adicciones: rehabilitación y reinserción”.

El principal objetivo de este programa es establecer un tratamiento moderno y efectivo que evite que las familias con miembros adictos caigan en la disfuncionalidad. Se brinda un enfoque personalizado y global para todos los integrantes del núcleo familiar.

La organización cuenta con dos centros de rehabilitación. El primero se encuentra ubicado en la carretera al campo pesquero Las Arenitas, donde se atienden casos especiales de adictos en un entorno privado y se llevan a cabo terapias ocupacionales.

El segundo centro se localiza en la ciudad de Culiacán, en la calle Juan B. Sepúlveda 761, en la colonia Centro. Su enfoque central es el tratamiento familiar, reconociendo la importancia de abordar las adicciones como un problema que afecta a todo el núcleo familiar.

Urrecha López hace un llamado urgente a la sociedad para que, ante cualquier síntoma de consumo de drogas que se observe en su entorno familiar, se brinde atención inmediata. Destaca que este problema es de naturaleza multifactorial y lamenta que los jóvenes se involucren en las drogas con el objetivo de pertenecer a ciertos grupos sociales. El proceso suele iniciarse con el consumo de marihuana, para luego pasar al cristal y la cocaína, y finalmente caer en la adicción al fentanilo.

En el centro de rehabilitación se atienden casos relacionados con esta droga, siendo más frecuente en jóvenes de entre 20 y 25 años. Sin embargo, también se han detectado casos de adicción en personas de 30, 40 y 50 años, lo que demuestra que este problema no discrimina por edad.