julio 20, 2024

Culiacán, Sin.- En el marco de la conmemoración del “Día del agricultor”, la Asociación de Agricultores del Río Culiacán, socios y sus familias, se reunieron para elevar plegarias por un buen temporal y un exitoso ciclo agrícola. La ceremonia religiosa tuvo lugar en el templo de Nuestra Señora de Guadalupe “La Lomita” y fue oficiada por el Obispo de la Diócesis de Culiacán, Monseñor Jesús José Herrera Quiñónez, acompañado del Obispo Emérito Jonás Guerrero, administrador apostólico de la Diócesis de Culiacán.

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Durante la homilía, Monseñor Herrera destacó la vital importancia de una buena temporada de lluvias para asegurar excelentes cosechas, honrando el arduo trabajo de los agricultores locales. “Con humildad nos ponemos ante el Señor como un único cuerpo, con un solo corazón, unidos en una misma petición: Señor, necesitamos la lluvia que riegue nuestros campos,” expresó.

Enrique Riveros Echavarría, presidente de la AARC, presente en esta conmemoración en cuyo marco, los agricultores entregaron ofrendas a San Juan Bautista al pie del altar de la Virgen de Guadalupe.

Al concluir la ceremonia religiosa, Riveros Echavarría en su mensaje, destacó la importancia de la labor agrícola en la comunidad y su papel crucial en la economía regional. Subrayó que la AARC ha perdurado en la vida social de la comunidad gracias al carácter y a la fortaleza de la gente del campo. “Es este carácter el que nos tiene de pie, de frente, unidos para conmemorar nuestra actividad,” afirmó.

Resaltó que el cultivo de las tierras es motivo de orgullo y un sinónimo de verdadera lucha social en estos tiempos.
Desde su fundación en 1932, la AARC ha crecido y actualmente cuenta con más de mil 400 socios, todos ellos generadores importantes de desarrollo y empleo en la región. “Somos el motor de la economía regional y el vehículo que coloca alimentos frescos y de calidad en nuestras mesas y en otras latitudes,” señaló Riveros Echavarría.

A pesar de enfrentar adversidades como sequías y la falta de apoyos gubernamentales, Riveros Echavarría destacó la resistencia y la perseverancia del agricultor de Culiacán. “No es fácil, pero prevalecemos, así ha sido por 92 años. Es el carácter, la honestidad y el trabajo duro lo que pone en alto el oficio del agricultor” enfatizó.

El mensaje concluyó con un llamado a la unidad y la fortaleza del gremio agrícola, subrayando que ser agricultor es un privilegio, especialmente en tiempos de adversidad. “Nuestra familia, nuestra gente, el pueblo mismo nos necesitan. Necesitan de un campo agrícola fuerte y unido,” dijo Riveros Echavarría, agradeciendo la oportunidad de hablar frente a los socios de la AARC y reafirmando el compromiso de la Asociación con la comunidad.