junio 19, 2024

Gloria Himelda Félix Niebla

La legisladora Priísta hizo un llamado a las madres de familia a interponer las demandas alimenticias en las instancias correspondientes en beneficio de sus hijos.

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Culiacán, Sin. -Este lunes entraron en vigor las modificaciones a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, las cuales implican que los deudores alimentarios se enfrentarán a nuevas consecuencias y creara el Registro Nacional de Obligaciones Alimentarias (RNOA), la secretaria de la Comisión de Justicia del Congreso del Estado, la diputada Gloria Himelda Félix Niebla, señaló que para hacer válido ello se necesitará del padrón de deudores alimentarios.

Dichas modificaciones implican que los deudores alimentarios no podrán ser candidatos a puestos de elección popular, ni ser jueces o magistrados, tampoco podrán salir del país, realizar trámites como la obtención de licencia o permisos de conducir o pasaporte y, en las solicitudes de matrimonio, el juez del Registro Civil hará del conocimiento si alguno de los contrayentes se encuentra inscrito en el Registro.

En ese tenor, la diputada señaló que la entrada en vigor garantiza no solo el interés superior del menor, que es al que va dirigida dicha protección, sino también al cuidado que se debe de tener, avanzando en el tema de la igualdad, así como la corresponsabilidad entre hombres y mujeres al momento de procrear una familia, aunque ello también genere polémica.

“Necesitaremos de ese padrón de deudores alimentarios. Vamos a requerir de ese apoyo del Supremo Tribunal de Justicia, pero vamos a requerir también de la Fiscalía para los efectos de aquellas personas que son acusadas y señaladas por ejercer violencia de género y que tengan, además, una sentencia ejecutoria que será el Tribunal Electoral del Estado en el caso de quienes son electos vía elección”, dijo.

Por último, Félix Niebla mencionó que, si no se toman medidas así de agresivas, difícilmente se logrará cambiar la realidad, pues la que existe actualmente de mujeres que están en la incertidumbre de la alimentación de sus hijos por el incumplimiento de esas obligaciones es tal, que se necesitan medidas coercitivas.