junio 19, 2024

Culiacán, Sin. -Con el fin de reconocer en beneficio de todas las mujeres y personas menstruantes trabajadoras el derecho a disponer de un periodo de descanso de 12 horas hasta un permiso de 4 días con goce de sueldo al mes, en aquellos casos que resulte imposible llevar a cabo su jornada laboral por los malestares físicos u orgánicos derivados de cuadros ginecológicos severos del periodo menstrual, la diputada Gloria Himleda Félix Niebla propone se hagan reformas a la Ley Federal de los Trabajadores del Estado.

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

La legisladora local manifiesto que se busca garantizar a su vez el derecho a la salud y al bienestar de las trabajadoras y personas menstruantes, brindándoles el tiempo necesario para recuperarse de condiciones físicas o debilitantes relacionadas con su ciclo menstrual.

El trastorno menstrual es una condición ginecológica común que afecta a una gran proporción de mujeres en edad reproductiva. Los síntomas incapacitantes asociados con este trastorno pueden llevar a faltas en la escuela o el trabajo, así como a una disminución en la concentración y la productividad. Además, el dolor constante y el malestar físico pueden tener un impacto negativo en la salud mental y el bienestar emocional de las mujeres.

Félix Niebla explicó que el trastorno menstrual afecta entre el 30 y 50 por ciento de las mujeres en edad reproductiva, lo que las conlleva a faltar a la escuela o al trabajo al menos una vez por ciclo, y aquellas que no lo hacen se ven afectadas en su concentración ante la presencia de dolor que les provoca el rendimiento y una productividad deficiente.

Este trastorno engloba una serie de dolencias ginecológicas, como dolores intensos, calambres, migrañas, náuseas, vómitos y malestar general, que pueden manifestarse durante el ciclo menstrual. Por otra parte, la dismenorrea es un término médico que se utiliza para describir el dolor menstrual o cólico que ocurren durante el período menstrual. Es una condición común que afecta a muchas mujeres en edad reproductiva.

También El dolor menstrual recurrente y debilitante puede tener un impacto en la salud emocional y el bienestar psicológico de las mujeres. Puede provocar estrés, ansiedad, irritabilidad y depresión.

La diputada explico que la inclusión de licencias por dolencias menstruales podría ayudar a reducir la discriminación de género en el lugar de trabajo, brindando a las mujeres igualdad de oportunidades. Permitirlas podría fomentar un entorno laboral más empático y solidario, promoviendo la salud y el bienestar de las trabajadoras.
La legisladora sigue trabajando por pugnar en búsqueda de los derechos humanos de las mujeres, comprometiéndose a seguir legislando a favor de ellas.