julio 20, 2024

Culiacán, Sin. -El mismo Instituto Nacional de Antropología e Historia que niega la construcción de una clínica porque a un costado está un edificio supuestamente histórico, informa oficialmente que ese edificio no está declarado como Monumento Histórico ni cuenta con una declaratoria estatal ni municipal que le proteja y menos está inscrito en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Así lo señaló José Valenzuela García, presidente del Patronato para la Revitalización de Centros Históricos, quien impulsa el proyecto de dos clínicas médicas por la calle Miguel Hidalgo.

De esas dos clínicas, se obtuvo el permiso para demoler un viejo hotel que operaba ahí, y en su lugar levantar una torre de varios pisos.

El problema se da, añadió, porque la delegación del INAH estima que se puede afectar un edificio que está a un costado y que es monumento histórico, y que por tanto no se puede autorizar la construcción de la torre en el terreno donde estaba el viejo hotel.

Ante esa postura de le delegación estatal del INAH, José Valenzuela expuso que se hizo uso de la plataforma nacional del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), para solicitar información del inmueble que la delegación estatal del INAH argumenta que es un edificio histórico.

Sin embargo, precisó que mediante la solicitud de información, el mismo INAH respondió, a través del INAI, que incluso ese inmueble no está dentro de alguna zona de monumentos históricos, ni tampoco forma parte de una lista indicativa de México ante la UNESCO.
A lo más que se acerca a histórico, expuso José Valenzuela, es que la delegación del INAH afirma que se hizo una encuesta entre la población y ésta dijo que dicho edificio fue construido antes del año 1900, pero sin mostrar más datos y sin citar los nombres de las personas entrevistadas, y no obstante ello se emite, con base en esas entrevistas, una declaratoria de edificio histórico.

Con base en lo anterior, José Valenzuela consideró que se abre la posibilidad de continuar con la construcción de la primera torre médica planeada, cuya primera inversión se hizo para demoler el viejo hotel, y que hoy están paralizados los trabajos por culpa de la delegación del INAH.

Pero además, observó, a ese edificio que defiende el INAH no se le hará absolutamente nada.